Pabellón con Arepa

Un espacio para resaltar lo mejor de Venezuela y su gente

Maracaibo: una razón para seguir amando a Venezuela

...

Por José Gregorio Velásquez.

Tal día como hoy, un 24 de Agosto de 1499, Alonso de Ojeda, acompañado de Juan de la Cosa y Américo Vespucio, se encontró con el reservorio de agua dulce más grande de Sudamérica: el Lago de Maracaibo.

También un día como hoy pero 463 años más tarde, el 24 de agosto de 1962, durante la presidencia de Rómulo Bentacourt, fue inaugurado el Puente sobre el Lago de Maracaibo “General Rafael Urdaneta”. De 8678 metros de longitud, ostentó el privilegio de ser el puente de hormigón sobre pilones más largo del mundo al momento de su inauguración.

Los aborígenes Añú que vivían en sus riberas llamaban al lago “Coquivacoa”. También era habitado por otras tribus como los Guajiros, los Caquetíos y los Quiriquires. Los Añú que habitaban en casas construidas sobre el agua sobre pilotes llamadas “palafitos”, fueron la razón por la que Américo Vespucio llamara al territorio “Venezuela” haciendo alusión a una especie de “pequeña Venecia”, por su semejanza con dicha ciudad italiana. A la postre, esto determinaría el nombre del país.

Ubicado en el occidente de Venezuela, el Lago de Maracaibo se encuentra entre los estados de Zulia y Trujillo, aunque también el Estado Mérida lo bordea en una pequeña extensión, específicamente en un pequeño pueblo de pescadores llamado Palmarito, situado en las riberas del lago que lo hacen el único puerto lacustre del Estado Mérida.

Con una superficie de entre 13 210 a 13 820 km² no sólo es el lago más grande de Latinoamérica sino que ocupa el puesto 19 entre los lagos más grandes del mundo.

Algunos autores definen al Lago de Maracaibo como una gran bahía semicerrada y salobre. El registro geológico demostró que en el pasado ha sido un indiscutible lago, y como tal, el segundo más antiguo de la Tierra, con una antigüedad de entre 20 y 36 millones de años. Si bien se conecta al mar de manera similar a una albufera (laguna litoral de agua salada o ligeramente salobre, separada del mar por una lengua o cordón de arena pero en comunicación con el mar por uno o más puntos), la enorme antigüedad, su historia geológica y la importante profundidad del Maracaibo lo diferencian de las verdaderas albuferas, las que poseen una historia geológica moderna (con antigüedades de pocos miles de años) y una escasa profundidad (generalmente menor a 5 metros) que las relaciona con las lagunas.

En el extremo norte, el Lago de Maracaibo se conecta con el Golfo de Venezuela por un estrecho de 55 kilómetros. Es alimentado por numerosos ríos, de los cuales el más grande es el río Catatumbo. La cuenca de Maracaibo es una de las zonas de mayor riqueza petrolífera del mundo con más de 15 000 pozos perforados en su cuenca desde 1914. En esta área se presenta el denominado Relámpago de Catatumbo, fenómeno que mediante 1 176 000 relámpagos por año, genera hasta cerca del 10 % del ozono atmosférico del planeta.

El Lago de Maracaibo, su antigüedad, su puente, su rayo del Catatumbo, su riqueza petrolera, su fuente de inspiración de gaitas y el nombre de una nación, son unas de las tantas razones para seguir amando a Venezuela!

¡Felicidades Maracaibo!

 

Ayuda a un niño Venezolano

Con $10 le das desayuno y almuerzo a un niño venezolano durante un mes

QUIERO AYUDAR